Experiencia personal de cuidado de puntos tras el parto

Quiero compartir contigo mi experiencia personal con el cuidado de los puntos recibidos en el parto. No me hicieron episiotomía, pero sufrí un desgarro de segundo grado y, por suerte, tuve una ginecóloga que me realizó un buen trabajo de sutura. Me dieron 5 puntos y todos fueron cayéndose solos con el paso de los días, excepto uno que al no caerse me fue generando bastante irritación.

Realmente, los primeros días postparto estaba bastante aturdida y no sabía muy bien cómo cuidar los puntos, pues por un lado me recomendaban darme solo con agua fría y secar con un secador, pero por otro, en medicina china lavarse con agua fría no estaría recomendado para evitar que pueda entrar frío en el útero (explicaré en otro artículo qué quiere decir «frío en el útero»).

Al principio llevé a cabo la primera recomendación que me dieron en el hospital, limpiarme con agua fría y secar con secador, pero pasada la primera semana comencé a lavarme poniendo agua tibia en el bidet y me secaba a toquecitos con una toalla. A los pocos días comencé a sentir bastantes molestias en la zona de los puntos y un olor vaginal muy desagradable, pensaba que se me había infectado algo.

Finalmente fui a la ginecóloga y todo era a causa de un punto que no se había caído por sí solo y lo que olía mal era que su «hilo» guardaba todos los olores por más que me lavase. Me lo recortó y me dio unas muestras de tres productos, dos a base de aceite de árbol del té para evitar infecciones, y otro de vitamina E para ayudar a cicatrizar antes.

Me sorprendió bastante la rapidez con la que se me alivió porque estaba fatal y a los tres días ya me sentía bastante bien. Sin ánimo de hacer publicidad dejo aquí los nombres, ya que yo me pasé días buscando qué usar y no encontraba nada que me aliviase y que fuese lo más natural posible.

¿Qué productos usé?

  • Gel: zelesse jabón íntimo.
  • Crema: zelesse íntima (lo mejor de esta era el frescor que daba)
  • Vitamina E: spray aceite seco VEA.

La vitamina E la encuentro imprescindible tanto para la zona vaginal como para cualquier irritación de la piel. De hecho, también viene indicado para el cuidado del cabello. Cuando me lo he puesto me quita el encrespamiento. Con mi bebé lo uso para evitar las irritaciones del pañal porque al ser aceite seco no queda pringoso.

Estos fueron mis cuidados junto a la reflexología diaria enfocada en la recuperación y una buena alimentación, fue suficiente.

Espero que te sirva mi experiencia y que tengas una pronta recuperación también.

¡Abrazos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.