ser buen directivo hígado y vesícula biliar

¡De nuevo el hígado!

Ya comenté la importancia de un hígado saludable en el rendimiento deportivo.

Y es que el hígado es un órgano que, cuando está equilibrado, nos permite planificar, tomar decisiones y tener un objetivo claro. La vesícula biliar, su compañera de fatigas, nos ayuda a ejecutar dichos objetivos.

El hígado es el encargado de hacer fluir nuestra sangre y nuestro qi. Si este no está a pleno rendimiento podemos tener la sensación de que no avanzamos, que nuestro plan profesional, o de vida, está difuso, que te sientes estancado.

En resumen, vas viendo tú vida pasar sin capacidad de planificar ni siquiera que te harás de comer hoy. Mientras, a tú alrededor, la gente es capaz de planificarse con aparente facilidad y lograr sus objetivos.

Vesícula biliar

Por otro lado, si nuestra vesícula biliar no está en armonía, podremos tener muchísimo planes y proyectos, pero seremos incapaces de ejecutarlos.

Esto es como tener un amigo con mucha energía que planifica la semana, el mes y el año de él y de sus compañeros, y que en su grupo nadie tenga energía ni para bajar a hacer el café. O que haya muchas ganas de hacer cosas en grupo, llevar a cabo planes, pero no esté la amiga que tiene esa capacidad de planificar y empuje esas ideas. Pues igual pasa entre el hígado y la vesícula cuando no van a la par.

Esto ocurre tal cual en el mundo de los negocios. Un directivo, coordinador, ha de contar con un hígado equilibrado, pero también ha de contar con vesículas biliares (equipo) que le ayuden a materializar sus ideas.

Es muy importante tener formación y experiencia en la creación de proyectos. Esto sin duda ayudará a aumentar la autoestima y disponer de herramientas que nos permitan actuar aún sin tener este sistema energético en equilibrio; sin embargo, es imprescindible cuidar nuestro cuerpo-mente para seguir avanzando de manera eficaz y eficiente.

Volviendo a la vesícula biliar, es muy representativo que si encontramos su energía en momentos bajos, pueden notarse problemas de articulaciones. Estas son las que nos permiten movernos, ir hacia delante en el plano físico. Puedes ir formándote una idea de cómo actúa en el plano mental.

En el plano mental, el elemento Madera (hígado-vesícula biliar), es el que nos proporciona la intuición, el sexto sentido. Es imprescindible para sentir que somos capaces de hacer algo. Algo que si nos paramos a pensar mucho, no haríamos (puenting, volar en avión, exponer delante de miles de personas, invertir…).

Tanto si su energía está en exceso, como en defecto, vas a notar distintos estados de ánimo. Aquí te dejo unas pinceladas:

  • Energía en exceso: sufriremos pesadillas, tendremos sueños con situaciones violentas, nos sentiremos rechazados constantemente, observaremos una creatividad y extroversión exagerada, irritabilidad, intolerancia…
  • Energía en deficiencia: poca capacidad instrospectiva, frustración, creatividad nula, introversión, falta de autoestima, depresión, melancolía, no se es capaz ni de organizar los hábitos básicos del día a día…

Este post prefiero hacerlo ligero, así que durante la semana iré ampliando información que te permita conocer cómo lograr un equilibrio energético de este elemento tan importante, así como el mejor momento para poner dicho plan en marcha.

Espero que os haya sido útil! Un abrazo!

Susana

Futura Pedagoga. Estudios superiores en acupuntura y medicina tradicional china. Especial interés en el embarazo, nacimiento, postparto y alimentación saludable. Me interesan el coaching, el emprendimiento social, las metodologías activas y la escritura creativa. Aprendo chino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.